ya no

18:21

ya no hay juguetes
rotos –canta la
niña
muerta viva-
cuando una juega
sola

o

ya no levanto
-canta- naipes del
piso –canta
el viejo
parnasiano- ya todo es
naipe


En El biógrafo

18:54


Mientras departe en la mesa de El Biógrafo con su mujer y su cuñada (y antigua amante, ya que estamos), el viejo fullero juega con los sobrecitos del azúcar; los baraja teatralmente con una sola mano.

Trinchera

17:37


Todavía no combatimos. Las noches se alargan y el aire está más frío. La situación no es desesperada, aunque sí desolada. Hace tanto que no nos ejercitamos. Tal vez lo más difícil de imaginar en estos días, en esta, por así llamarla, trinchera, sea una situación concreta de combate. Decir que el enemigo nos rodea sería inexacto. El enemigo está con nosotros, hormiguea entre nosotros (que no somos muchos). Nos sonríe; nos saluda; nos pregunta la hora; nos pide o nos ofrece cigarrillos; nos propone pequeños negocios; nos invita a cenar y nos presenta a sus mujeres y sus hijas. Todavía no combatimos.

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *