Trinchera

17:37


Todavía no combatimos. Las noches se alargan y el aire está más frío. La situación no es desesperada, aunque sí desolada. Hace tanto que no nos ejercitamos. Tal vez lo más difícil de imaginar en estos días, en esta, por así llamarla, trinchera, sea una situación concreta de combate. Decir que el enemigo nos rodea sería inexacto. El enemigo está con nosotros, hormiguea entre nosotros (que no somos muchos). Nos sonríe; nos saluda; nos pregunta la hora; nos pide o nos ofrece cigarrillos; nos propone pequeños negocios; nos invita a cenar y nos presenta a sus mujeres y sus hijas. Todavía no combatimos.

Tal vez te interese

0 comentarios

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *