Jardín

14:58


A veces, porque sí, porque no se sabe por qué, nos perturba el aroma de una felicidad tan obvia que nos deslizamos hacia la tentación de presentirla en el pasado, poseída y perdida. la llamamos Edén; Jardín de Dios.

Tal vez te interese

0 comentarios

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *