espigando



si La viese
pero si de verdad
La viese

sería por Once

espigando en Un Sábado
que está detrás del
sábado



En Máquinas del tiempo



M v M



alta
metáfora

aunque no
tan alta como
curvada hacia el confín
de su
espalda su palpable
alma

¿qué es qué es qué es?

¿qué será qué es qué querrías que
fuera?

¿una baraja en llamas de otra guerra
fría? ¿una

gitana del horror
hambrienta?

¿un molino de carne de formas casi
humanas? ¿ves ves

ves cómo no
pude nunca

masacrarme
solo?



En Máquinas del tiempo

Blues del guante perdido (blues del otro guante)



la mirada perdida en otra
mirada
perdida

en penumbra rojiza y en
ahogo y en
sal reacontece la
valse sobregirada

que no tiene pies pero tampoco cabeza



En Reincidencias

hoy



el día de mañana no aparece y el de ayer se dirime en lo lejano y no es que no sepa qué día es hoy (de todos modos no me preguntes qué día es hoy)



En Máquinas del tiempo

Hospicio



ya besaste a la loca
de raída
mejilla incurada incurable

le diste de fumar
le deletreaste
largamente la hora

y casi desististe
de escabullirte
de su apretado abrazo



En Reincidencias

corrección



disloca la
cadencia

para que el hechizo no
funcione

del todo



En Máquinas del tiempo



horaciana



sea tuyo el pino que preside mi granja

ya fue de tantos
ya será de tantos



En Máquinas del tiempo


donación



1
madre tu maldecida
orilla tu
feudo la

sonrisa

tu
donación

2
lo que sonrío
y fumo

3
fuma sonríe clava en el cristo del preciso
momento
de este momento
clava más en el cristo.



En Máquinas del tiempo

flechador



*
el viejo
flechador en su
conjetura

*
Nadie sabe que estoy en el follaje espeso
nadie conoce el espesor del follaje
Nadie sabe que soy un idiota mientras 
permanezco
en el ahogo de último minuto que he sabido
asaltar

*
el
mal o el
bien
se han precisado y él
balbucea
sobre su pan
carissimo

*
el aire el pensamiento
el olor de la
luz
de la niebla
algo todo
se ha concentrado
se constituye en
mal  en
bien
y él
se asfixia sobre el pan
en nombre de su pan
carissimo

*
el viejo
flechador un
rey al fin el rey
de este momento
sin posteridad



En Máquinas del tiempo

quedamos



quedamos en la

luz

del sueño para más
andanza para más
vals o mierda o lo que se
presente para llevarnos

puestos

quedamos allí
así

quedamos para más en la

luz

ambarina del
sueño

para más en la

luz

minuciosa y oscura del
sueño quedamos para

más



En Máquinas del tiempo

(admirativo)



que esté por
florecer el
jardín que
abandono



En Máquinas del tiempo

lullaby



la mató en el aire

la mugre será
antes o habrá
sido
después
de esa tersa
canción
sordomuda

del aire

ni después ni antes
la seguirá matando

jurará si lo hicieran
jurar -porque
querrán que
jure y sobre qué va jurar o dejar de
jurar un
asesino en el aire-

jurará si lo hicieran
jurar
que ni
después que ni
antes
la mató

ni volverá a
matarla


En Máquinas del tiempo

cierta inicial



cambia de ayer al pie de cierta letra cierta inicial
que podría decirse que destella

que parece la punta de una daga y para qué

decirlo de ese modo para qué

decirlo

de cualquier modo



En Máquinas del tiempo

Entonces



sueños ligeros pasos
respiratorios

-una casa en la música en la luz espesa-

entonces
(casi lo digo)

entonces

-y el puñal en la mente y el áspid
entre las recobradas flores
de la
sonrisa-



En Reincidencias

Disparos



Después de los disparos el silencio

brutal

y enseguida el ladrido
reseco
de un perro.



En Reincidencias

jardín



Verte una sola vez
Y volverme un Epicuro.

Emily Dickinson

epicuros de un solo
aroma de una sola

humedad de una sola

inocencia

espantosa

así como vinimos nos
iremos

nos tendremos que ir

cediendo
las fotos del
jardín

a quien sepa o no sepa

leerlas



En Máquinas del tiempo


Las cosas



las cosas tomaron posición donde nunca
quise que
estuviesen

allí
se acomodaron

¿vos dónde estás?

¿estás entre las cosas?



En Reincidencias

lento



será nomás

vino a ser el
idiota que cada tanto
cuenta lo lento que va el

lento

barco gris
de la noche



En Máquinas del tiempo


el juntador de naipes



no quisiera asustarte soy

yo

soy
el que fui soy el que

era

el pibe que
camina el

juntador

de naipes




En Máquinas del tiempo

Mañana



"mañana" dijimos y soltamos la risa

en nuestro argot de exquisitos finados, "mañana" es voz obscena, equiparable a "hoy", equiparable a "ayer"




Flâneur



Chaque alouette qui va et vient m'est connue
Paul Verlaine

duro
reverberante puro
como piedra
de
sal

acá viene y
ahí va se
acomoda en la mesa del
fondo se toma
las otras
22
gehenas del fuego con
hielo y se
pierde y se
encuentra contándote del

aire de
Verlaine del fuego de la
tierra del agua de
Verlaine de un solo
texto
de Verlaine de
una línea en un
texto  que
-ponele- es de
Verlaine y

encontrado y perdido
se va

y acá viene y ahí
va



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

perfectos

perfectos
en el
antiguo

ahora

que  nos
canta

En Máquinas del tiempo

Sombra



sombra -ahora te
digo así- dónde
me viste
la última
vez que

nuestras
cosas estuvieron en
orden

sombra
hola



En Variaciones sobre un mundo cuadrado


El piano réprobo



hora sobre hora

en horror
y en sordina mastica
su cartilla viciada

noche abandonada del conservatorio



En Reincidencias

Videntes



nuestros videntes son los extraños

-la mirada apenas desviada de los extraños-

-la canción a media máquina de los extraños-



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

En el verano



la sombra de su voz
una tercera
más alta y más

atrás

en el verano



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Novela



última y
primera

la novela en la que nunca

llueve



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Primera o segunda elegía



de su pelo el color
ya no es

aquel
champán
desvanecido

que estás cantando ahora



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Reencontrados



podrían dar con nosotros -con los huéspedes de estos disfraces de vos y yo- quienes no nos buscasen

podrían claro - en esta siesta definitiva de la imperfección

podríamos -entonces- darnos ante cualquiera por reencontrados - por aparecidos



En Variaciones sobre un mundo cuadrado


Nota



que llega que no
llega que merodea
que le pega mal que bien
a la

nota

o trata
de aludirla con un aliento
como quien dice
último



En Variaciones sobre un mundo cuadrado


Cegueras



las sencillas cegueras que delinean nuestras presencias

que prohíben de toda prohibición aquello que en verdad y en justicia deseamos:

fundirnos en un monstruo inconcebiblemente idiota



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Más allá



hola y hasta muy
pronto y hasta más

nunca-

desde este más
allá de la
niebla

que era más
niebla

hola


En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Visitante



de esto que cruje sin
sonido y arde sin
luz aunque no sin
ahogo es

justamente de lo que yo
hablaba y
hablaría vida tras
vida -la vida es breve- con
esta tal
dueña de las

en fin
con esta tal
visitante a
deshora

-¿ves cómo todo es
deshora?-

que parece asentir pero
quién lo sabrá
jamás



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Sobre las aguas



y a la espesa estupidez de esta
fiebre la llamaste: agua o
mejor

las aguas

para poder decir -¿de quién?
¿de qué? ¿de vos? ¿de eso?-

no que hierve en el instante de un
miasma eterno sino que

aleteaba sobre las aguas


En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Lapso



La enunciación se ha convertido en el empeño atroz de un sistema desconocido de gestos y el aire simple entre vos y yo es ahora el silbido sarcástico de la espada del ángel del jamás.




Rondine



sí golondrina
era esta
nomás
la
canción
correcta la

canción
cualquiera

la canción que era como
es como

corriente
leve
sobre la que
planear
extendiendo las
alas

olvidando las
alas


En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Insustanciales



Uno

la gota de veneno en el whisky

vemos
su turbio curso
con claridad

-muchas vidas atrás me enseñaste estos trucos-


Dos

esmeralda en el
ámbar viaja la
gota en lenta
gravidez toca fondo tiembla
se deforma y
florece

para arreglar las cosas en el trámite de un próximo trago


Tres

armados con la
fe negligente de los que han
visto

sabemos que hay
remedio saber que lo
sabemos -siempre y ahora-
garantiza una infancia
final
para nuestra
sonrisa



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Ave



todavía por
ver si cierro
bien o

cómo

dejo abierto
mi ave(por vos)maría



En Variaciones sobre un mundo cuadrado


Todo



todo
fuimos rompiendo
todo

todo
rompimos

la campanita
de espantar diablos también

rompimos



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Constelación



nada termina de establecerse como captura

mi donación es fiel es devota y –por sobre todo- no se entiende 

parece no dar jamás con su evidencia y de ahí una temible una irresistible confusión de aguas 

y de ahí una vez más ¿qué?

en última instancia ¿qué?

en última instancia tendría razón Stella la descorazonada 

furiosa

harta de mí 

de mi sonrisa inimputable mientras yo estupefacto la miraba 

MOVERSE 

y absorbía su voz pero no sus palabras

y ese preciso-confuso mirar moverse constituye el soporte embrujado de mi constelación con todas las cosas




Más acerca del árbol



el expósito magnífico resplandor del veneno contornea la imparable navidad de todo

o

aquello que hizo que la droga
drogase

o

aquello que hace que la huella sea huella

o
al menos

el animal que erigiste sobre la huella

o
en fin

¿de qué hablábamos cuando todavía hablábamos?



En Reincidencias

Estrellas



estrellas
rotas en su voz

estrellas de vidrio
barato verdes o azules o rojas

estrellas
de la buena fortuna rotas



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Atados



decidimos creer que sabremos irnos, que no estamos atados por la respiración al murmullo ambarino del bar




Cristales




La temerosa magia tomó también el mando del resto sano, y aquellos como caballitos de porcelana -que ocurrían al trote o al paso en las siestas de nuestra pradera mental- son ahora un montículo  de cristales blancos dispuesto sobre un plato común de cocina; un veneno aspirable.







Ulterioridad



aquí el crucificado
sin ulterioridad

el
avatar que niega a sus
testigos

aquí la higuera que se maldice a sí misma



En Reincidencias



Bar



al entrar en el bar comprobó distraídamente que algunas de sus alucinaciones ya estaban instaladas ante las mesas de siempre




Richter



Cuando lo imaginé, Richter (el protagonista de mi novela), era unos quince años mayor que yo. Hoy por hoy, al comenzar a escribirlo, somos casi de la misma edad, lo cual facilita mi ejercicio y trivializa definitivamente su gran aventura.





Mundos



evocación de un mundo plano cuadrado como un patio

¿qué otra feliz nostalgia?

o

¿qué mundo es esta esfera de ustedes sobre la que ir es estar volviendo para matarse por la espalda?



En Variaciones sobre un mundo cuadrado



Aire de tango



no
mata de un
solo tajo el tango
de la Sirena es

gradualmente

letal



En Reincidencias

cantora



todo el verano cantó 
la cigarra, pobre artista...

La Fontaine

vale cantora

también
me solicitan en el
viento
de abril

las hojas
muertas



En Reincidencias

Fuga



primera confusión primera

voz

en fuga con los pájaros

que soltó el idiota



En Reincidencias




Julia



absurdamente
doy con ella en Dvörak

reacontece la vanidad de la infancia:

ella feliz
y triste en su
vestidito

va con ramos de aromo

y unas campanas
y una plaza muerta
y un polvoriento

corazón
de siesta



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Superstición o qué



ya sabés

un
apenas que
tiembla

que se ahoga y
respira que

parece

bailar sobre un puente de
humo



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Dato



Amiga:

es de esta
luz
bendita
la siesta

un acabado resplandor
de abril
después
de la llovizna
de agosto



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Marcas



Heridas que me hice desorientando a mis redentores. Estas marcas que ves. O que decís que ves.





Jardín



es de tiempo el

jardín
donde sólo
consuman
paradero
los súbitos

los que estarán
aquí los que recién
se fueron

en creciente o menguante

molino
de momentos

***

este duelo antiguo
ya sofisticado



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Composición



Acá otra vez la sed, componiendo su oasis.



En Reincidencias

Nadar



nadaba anoche

me ahogaba
me salvaba en tu voz

otra vez de una vez

por todos los ahogos
las salvaciones



En Variaciones sobre un mundo cuadrado


Máscara



Mi bien labrada máscara es inútil: no me desmiente. Cualquier viejo demonio de Coghlan me reconoce y de inmediato me instruye con minuciosísima precisión.




Fósforo



Cada tanto el placer infantil de encender un fósforo y aspirar ese pase de áspera nube azul que casi no pega.





Aliento



Todo se hace y se deshace por sí mismo. No hay un momento para tu hacer y nada hacés , claro,  sino perseverar (la penumbra llegó) de cara al sopor del invierno allá afuera, escrutando tu aliento; acompañándolo; meciéndolo con la mirada ausente, como la madre loca a su niño muerto.




Crepuscular



Quién sabe de dónde nos llega este olor crepuscular a marihuana. Tal vez de verdad se trate, como dijiste, de la vieja del primero 15, entrando dócilmente en su plácida noche tras los postigos clausurados.





Mutua



luz a
luz

se deshace la
noche

que trajimos al mundo



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Magenta



Está por sonreír
-magenta-
la flor del aire.



En Reincidencias

Retóricas (bajo una fuerte superstición)



¿Anochece en todos los seres o solo en mí anochece? ¿Lo estoy diciendo yo? ¿Lo habrá dicho algún chino? ¿Me debe algo mi sombra o soy yo el deudor de su andanza?  ¿Con qué mano señalás al pasado? ¿Me quedaré clavado a mi baldosa o entraré dócilmente en esa Nochebuena? ¿Bajo qué máscara estrenará esta vez aquella voz de alondra? ¿Cuánto dura este hoy y qué habrá antes y qué hubo después? ¿Qué es lo que se te roba y cómo y cuándo y quién te lo roba? ¿Con cuánto delay endendés los chistes? ¿Soy más estúpido que vos o mucho más estúpido que vos? ¿Flashbacks o futuramas, le importan  al idiota? ¿Y si le importan, que hará con ellos?




La tarde



permaneció en la luz de
la tarde o fue

la tarde

toda

la tarde la que giró en su luz
de apacible
llovizna



En Variaciones sobre un mundo cuadrado


La danza de la



si ahora
danzara
podríamos decir
que además
danza

-encima baila diríamos-



si danzara y nada
de nada más
podríamos decir
que además
danza


En Variaciones sobre un mundo cuadrado


Díjose



¿qué te sostiene
como vas a
llegar a ahora

venís de lejos
desde otro ahora?
fijate que eso

que díjose digamos
el vivir se
terminó o nunca

hubo sido o
es una voz
anochecida balbuceo de

un loco escondido
en un loco
un germen de

la niebla  un
zumbido asmático dentro
de una pared



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Hermana



la hermana

la que agenda los
turnos los
partos los
odios los ritos las
repartijas

la que fija pule
da esplendor a los muertos



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Sobremesa



Un dios que sólo te examina. Que te sondea continuamente con preguntas de sobremesa.




Nomen nescio



Cuatro o cinco minutos después de que la monja gorda de hábito blanco y beige me cerrara los ojos, vinieron los camilleros a liberar la habitación de mi inmunda materia. Ahora no comprendo quién fui ni sospecho quién soy. Algo habrá que inventar.




Capacidades diferentes



respiran bajo el
agua ven en la
oscuridad leen
en los muros de niebla

hacen
también la
lluvia para

quedarse

mirando
la lluvia

pero no se nombran
no pueden

-si pudieran
nombrarse-

mientras no
puedan
nombrarse

y si atinaran a
poder
nombrarse entonces

qué cómo
cuándo



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

M. Butterfly



Se ataja el
aire
-bien lo sabemos-

la voz
la luz
la infancia
las damos
a la
respiración de un
loco
que nos excede

y llegamos al punto
de pretender
morir de
eso pero

la vida
sigue -Señora Mariposa-

la vida idiota es lo único que
sigue

es lo que sigue



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Absorta



Absorta aún en el inexplicable asunto de tu maternidad, vaporosa Stella, y ya están terminando nuestras aventuras.




Suerte



ya
puestos en palabras:

ángel

vas a tener que tener
suerte

la suerte
de la fea
la suerte del
campeón
la suerte
del loco
que cruza Cabildo sin mirar



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Trazo



venían de ser
nomás
palomas casi

mudas

bichos
de un solo trazo

noticias

que
llegaban

que no acababan
de estar llegando



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Crepúsculos



Toda esta vida y otras. Yirando en los crepúsculos de Ciudad de la Paz. Sin bajar a Cabildo para hacerme famoso.




Sueño



Diste con el sueño (pero eras otra) del soñador que sueña el trueno apagado del tren que está llegando a Coghlan.






Hora



la hora

la propia hora

siempre
la hora
detrás de las
horas-

la hora del
cuervo-

-relente de esa luz
vieja de esa luz que ensucia-

la andanza rota
del que espanta
pájaros-



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Mongui Monk Introduces Himself



gira en tu puta
manera
de ver las
cosas

hola soy
el amigo de ustedes
soy

mongui
monk el
pibe que
giraba ¿me
recuerdan o qué? y

estoy
acá para dar
vueltas y eso hago

doy
vueltas

¿les debo
algún por qué o
qué
les
debo?



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Breve



ya viene ya
concede y ya

-no lo sepamos nunca-

se va-

nuestro ángel breve
y espiralado



En Variaciones sobre un mundo cuadrado


Exhortación



Dales aire, demonio. Y agua dales también: son pájaros peces.




Cifras



Cifras no
desveladas

vidas

-de las que te fuiste por esa
puerta-



En Reincidencias



Mudra



fábula sobre una fábula

y vos
o (adversativa de superstición)
yo
zarpando a una
visión de

renacuajos

y las
palmas rendidas
en mudra
mendigo

y el
paladar que destella por la
mínima
nada



En Variaciones sobre un mundo cuadrado


Hotel Bucarelli



En el verano
asmático del hotel
Bucarelli

ya maquillada o aún en
veremos

sola
o en la cordial
compañía del
cadáver de
turno

come pan indio
con saltina de ayer

diciéndose turbiamente que es
hora
de averiguar qué
aguas ya no
serán
bebidas.



En Reincidencias

Vuelta



—acá viene el imbécil
no lo huelas
vuelve de la isla de las
mujeres

la mirada estropeada
la mandíbula rígida
las orejas mordidas
de ladrido
de perro


En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Muerte de Hipólito (Tópico mediterráneo)



Ya no sobrevivirá a su desdicha tu cazador y sacerdote  
Eurípides - Hipólito


1

¿y tu luz me dejó o alumbra
todavía este
frío
que debe ser la
noche?

2

no me dejaste
no
presiento esa sonrisa

no me dejaste pero ya
te vas

3

Diva ya no
estarás
cuando acabe de asomarse la
luna a los ojos de tu
jinete
roto

recién
te habrás marchado

aún arderá tu olor
consagrando el silencio después del
beso


En Reincidencias

Pájaros



en blanco tenés que
estar en
blanco

-no hay
cómo hacerlo pero es muy
simple das
con el hecho-

entonces

de a uno o de a dos o como vos
prefieras empiezan
a
bajar después de
algunas
vueltas -tantas como
sepas contar-

empiezan a
bajar esos
torvos
amigos los

pájaros de no sé qué pero

te miran y les ves
el hambre



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Estribillo



poker abierto o
el estribillo de
Stella que  martillaba

no se puede -bebé- vos

no vas
a poder
vivir en
pelotas vivir en lo
inmediato vivir en el
ser
aleatorio

y yo que la desmiento

y yo que
dibujé una vida para
desmentirla

y quién soy yo -decime- para
desmentirla



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Reportes



Crepúsculo a crepúsculo devora
reportes
de visibilidad

informes del Jardín
noticias de la Puerta

trascendidos
de la turbia Academia



En Reincidencias

Avatares



Yo había imaginado -yo imaginé- un relato simple, un algoritmo (y no se trataba de ninguna aventura abstracta) a fin de mostrarte cómo funcionan las "vidas" de los avatares, desde el Big Bang hasta cualquiera de nuestros presentes preciosos. Pero me pregunto -debo preguntarme- ¿para qué? ¿Para qué voy a seguir hartándote con mis historias? No obstante, si por curiosidad quisieras escucharlo, me lo podés pedir cuando nos encontremos por la calle. Salvo que nunca nos vamos a encontrar por la calle.




Café Amazonas



dos mujeres escualo
en la vidriera
del café Amazonas

toman

algo turbio y rojizo en
altos
vasos.



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Sal



Mt 5:13

viene con la sal del mar

llega a la noche de la sal
de la tierra

la sal del mar y la sal de la tierra-

si ella se desalase

¿la salarías?

¿serías
el quien?-



En Reincidencias


Baraja



De sol a sol

esa burda baraja

tus avatares.



En Reincidencias


Fanny a primera vista





ella bailaría más
vale pero
decime quién
bailaría
con ella-


fuma sonríe casi sin
extravío

mira-

clava en el cristo del preciso
momento de este

momento

clava más en el cristo



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Vis dramática



Interpreto

al Príncipe de mi soledad
cuando querés y no
querés

mirarme.



En Reincidencias

Agua



crepitaciones ruidos como de
radio que se asordinan
en un aire
caliente murmullos

conviene que sean
murmullos

desde el
sueño
contiguo

ninfas muertas
de risa en su

Planeta
Agua



En Variaciones sobre un mundo cuadrado


Tantra margaritas



Este hoy
difuso

recompra margaritas de la
cordura

en la mueca
de soberbia infantil del viejo en el espejo



En Reincidencias

Dioses



dioses
no casuales aunque


traídos a cumplir
algo
casi casual

dioses
que habitan el
Jardín

de una noche y un
día



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Líquida



líquida en el
malvón la
tarde la

mirada en el
humo la

sonrisa

la mirada perdida y
encontrada en el humo la

sonrisa no sabe
qué tarde es
esta


En Variaciones sobre un mundo cuadrado


Dado en Barracas



yésicas samanthas y
mabeles afina Samael sus

milonguitas para otro flor
de Sábado

allá detrás del Sábado


En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Lisis



Rastros
dispersos de mares
muertos
de cielos muertos

piedras ilegibles que recién
eran pájaros-peces




Prólogo



va
de esto del

adiós y su
canción
canalla

de esto que es un poco
mejor y es un poco
peor
que vivir en el
fuego

de esto y de
reptar
por adentro de las paredes


En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Once



y qué esperabas para
volver
y palmar
en Once-

una vida tal
vez-

una vida entera-



En Variaciones sobre un mundo cuadrado


Mundo cuadrado



lo digo -como si lo
dijera
un idiota mejor o

en la
esperanza abstracta de que
lo diga
un idiota mejor-

no en otra parte
pero acá sí

en este mundo sí

en esto que llamo mundo
cuadrado
para este sí


En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Enigma para starlets



la noche en que
Pétalo
conoció
la nieve

ahí tienen un anzuelo inteligente

(y con esto no se afirma nada acerca de la inteligencia del pescador)


En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Escrito en la pared de niebla



y si entonces
nuestro
belvedere se viniese
abajo

podremos esgrimir
estas libretas
grises

y alegar

que así es la 
absurda
vida de la
poesía*

y respirar

y ahogarnos


*Enrique Lihn - Ciudades


En Variaciones sobre un mundo cuadrado


Calandrias



una tal musa que no
fuese rubia cuyos
ojos no
fuesen
celestes pero que sí

-más vale-

que cantara
como la antepasada de todas
las
calandrias


En Variaciones sobre un mundo cuadrado



Raid



Lucas 13:31-32

a ese zorro de Herodes o a ese
zorro
cualquiera de turno van y me le
dicen

que hoy y mañana estaremos
haciendo milagros
despeinando a las chicas y
fumando hostias menos y más que
benditas y

que al tercer día habremos
terminado en la esquina de 26 y Mapple o en
Maturín y Nicasio Oroño o donde sea
que nos asalte
la puta estrella


En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Noticias



y había un
evangelio diciéndose

aquí

para quien no esperaba
ni volverá a esperar
noticias



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Envío



seguimos en rodaje

no descartemos nada:

dos noches buenas y mil días felices



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Ocasional



y entonces y ahí
mismo
la ocasión de tu
luz
ocasional tu

lámpara
de zozobrante
sábado tu

coartada al
voleo y tu

canción
de mierda


En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Salto



aran
las sonrisas su
mar

avatares

para sólo este
salto
de una mirada a
otra


En Variaciones sobre un mundo cuadrado


Mongui Monk



gira ante la
blindada buena
voluntad de los
viandantes

gira un espeso
gorila
minimalista sobre su
turbio
eje

gira en el lobby
de cualquier
aeropuerto

gira en la
esquina del
Sábado
vacante

gira en tu puta
manera
de ver las
cosas


En Variaciones sobre un mundo cuadrado


El tiempo que dura una canción




¡Ah! El tiempo que dura una canción...
(Doc Riedenschneider en The Asphalt Jungle de John Huston)


esta vez no
pidió
monedas para la
rockola

la putilla esta
vez
prefirió  la de
Juan

arranquemos
la cabeza al
vidente y hagámosla
kosher
para Salomé

y que no valgan
lloros hoy
ni mañana
ni al tercer día


En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Aparecidos



aparecen ya
casi
están ya
se delinean en la
mueca
de stencil
quemado de sus últimas
fotos (pero vamos ya aflojarán) ya
casi
están ya están
apareciendo
todos todos todos menos
uno


En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Vulgar



este animal
exacto o ángel
vulgar este
huésped de todo
su momento ¿por qué no lo
diría como si no hubiese
verdad más
flagrante
que la mentira? ¿por qué no lo
diría desde el techo
del mundo? ¿por qué no lo
diría
como un
idiota?


En Variaciones sobre un mundo cuadrado


Cinco textos (nítidos en un reverso)


1
después de tanto tan diosas del parto como del
infanticidio

2
basta con hostigarlas un poco con la punta de un
palo para que les salte el chorro de sabiduría

3
mammae lactantes prolixae - antes de tu muerte por
asco: [.....] nada

4
¿hay alguna finada entre las presentes? ¿o esto no
era, después de tanto, un sueño?

5
no hubo ni hay por aquí heroínas
ni madres
coraje
ni pretty mammas gruesas o escuálidas ni
mierda ni las habrá
por mucho que Stella (sin Starlight) se haya hecho
implantar una tercera teta para amamantarte junto a
los hijos de los cirujas

En Variaciones sobre un mundo cuadrado

El arte de la confusión fundamental


vertida en el instante de un avatar
la sonrisa

que no sabe quién es
ni si soñó quien fue
ni qué será de ella