Lapso



La enunciación se ha convertido en el empeño atroz de un sistema desconocido de gestos y el aire simple entre vos y yo es ahora el silbido sarcástico de la espada del ángel del jamás.