Julia



absurdamente
doy con ella en Dvörak

reacontece la vanidad de la infancia:

ella feliz
y triste en su
vestidito

va con ramos de aromo

y unas campanas
y una plaza muerta
y un polvoriento

corazón
de siesta



En Variaciones sobre un mundo cuadrado