Atados



decidimos creer que sabremos irnos, que no estamos atados por la respiración al murmullo ambarino del bar