Nomen nescio



Cuatro o cinco minutos después de que la monja gorda de hábito blanco y beige me cerrara los ojos, vinieron los camilleros a liberar la habitación de mi inmunda materia. Ahora no comprendo quién fui ni sospecho quién soy. Algo habrá que inventar.