Aliento



Todo se hace y se deshace por sí mismo. No hay un momento para tu hacer y nada hacés , claro,  sino perseverar (la penumbra llegó) de cara al sopor del invierno allá afuera, escrutando tu aliento; acompañándolo; meciéndolo con la mirada ausente, como la madre loca a su niño muerto.